Ni estudian, ni trabajan, ¿ni nos preocupan? Panorama de los ninis en México

El término “nini” ya es parte del vocabulario de los mexicanos. Se trata de jóvenes que no acuden a la escuela ni tienen actividades laborales. En México, de acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, los ninis son alrededor de 7 millones.
La más reciente Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría muestra que sólo 23% de los mexicanos adjudica al gobierno la responsabilidad principal por la existencia de los ninis, mientras 21% lo hace a los propios jóvenes.

Y es aún más relevante que para 49% de los mexicanos, los padres son los responsables de que haya ninis en el país. Esta opinión llama la atención porque exime al Estado mexicano de su obligación de proporcionar educación a los adolescentes y fomentar su empleo. Es como si la sociedad mexicana pensara que nuestros jóvenes no estudian ni trabajan por una cuestión voluntarista, y no por falta de oportunidades.

Tal vez esta percepción nos ayude a entender por qué, aun cuando en tiempos recientes y en lugares tan diferentes como España y Egipto los ninis fueron pieza clave de protestas sociales, en México no hay una demanda social para atender sus necesidades y no está claro a quién corresponde su atención.

Preocupa que sea en un entorno de lucha contra el narcotráfico, escaso crecimiento económico, aumento de desigualdad social y pobreza, donde los jóvenes no puedan aspirar a terminar sus estudios o encontrar un trabajo bien remunerado.

Probablemente es un signo de desesperanza que, como lo indica la encuesta, 39% de la población opine que para los ninis resulte más atractivo ingresar a las filas del narcotráfico que estudiar o encontrar un empleo dentro de la legalidad. Este fenómeno ilustra también la idealización del crimen organizado como fuente de empleo.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, seis de cada diez mexicanos conocen a algún joven de entre 12 y 25 años que no estudia ni trabaja, mientras que el 55% ha escuchado hablar de los ‘ninis’.
La Conferencia Nacional de Gobernadores decidió en julio pasado la creación de una bolsa de empleo para los jóvenes. La esperanza en el proyecto es alta, 65% cree que la bolsa de la Conago ayudará al decremento de ninis en el país.
De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México hay casi 30 millones de jóvenes. En las llamadas economías emergentes, es el sector en el que más se invierte. Habría que empezar a ver a los ninis primero como alerta, luego como oportunidad, y en el mejor de los casos como nuestro bono generacional.

Las recientes protestas de jóvenes en Chile son un referente para América Latina a diferencia de lo que pasa en México. En el cono sur latinoamericano la sociedad exigió al gobierno –atribuyéndole claramente la responsabilidad- proveer educación gratuita y de calidad, garantizar el acceso equitativo de los chilenos a las instituciones educativas, creación de oportunidades en el ámbito laboral, entre otros. El conflicto lleva más de tres meses, con las movilizaciones más importantes en el país desde la caída del régimen militar. El Congreso y el Ejecutivo dialogan con los estudiantes, ofrecen y evalúan propuestas, la movilidad social los ha obligado.

En México, los datos muestran que aunque se reconoce el fenómeno, no sabemos con seguridad si sea considerado un problema. Sin demanda por parte de la sociedad y conciencia clara de la responsabilidad, no hay incentivos para el Estado para cumplir con su mandato.

Artículo publicado en La Razón. 17 de agosto 2011.

El término “nini” ya es parte del vocabulario de los mexicanos. Se trata de jóvenes que no acuden a la escuela ni tienen actividades laborales. En México, de acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, los ninis son alrededor de 7 millones.
La más reciente Encuesta Nacional en Vivienda de Parametría muestra que sólo 23% de los mexicanos adjudica al gobierno la responsabilidad principal por la existencia de los ninis, mientras 21% lo hace a los propios jóvenes.

Y es aún más relevante que para 49% de los mexicanos, los padres son los responsables de que haya ninis en el país. Esta opinión llama la atención porque exime al Estado mexicano de su obligación de proporcionar educación a los adolescentes y fomentar su empleo. Es como si la sociedad mexicana pensara que nuestros jóvenes no estudian ni trabajan por una cuestión voluntarista, y no por falta de oportunidades.

al vez esta percepción nos ayude a entender por qué, aun cuando en tiempos recientes y en lugares tan diferentes como España y Egipto los ninis fueron pieza clave de protestas sociales, en México no hay una demanda social para atender sus necesidades y no está claro a quién corresponde su atención.

Preocupa que sea en un entorno de lucha contra el narcotráfico, escaso crecimiento económico, aumento de desigualdad social y pobreza, donde los jóvenes no puedan aspirar a terminar sus estudios o encontrar un trabajo bien remunerado.

Probablemente es un signo de desesperanza que, como lo indica la encuesta, 39% de la población opine que para los ninis resulte más atractivo ingresar a las filas del narcotráfico que estudiar o encontrar un empleo dentro de la legalidad. Este fenómeno ilustra también la idealización del crimen organizado como fuente de empleo.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, seis de cada diez mexicanos conocen a algún joven de entre 12 y 25 años que no estudia ni trabaja, mientras que el 55% ha escuchado hablar de los ‘ninis’.
La Conferencia Nacional de Gobernadores decidió en julio pasado la creación de una bolsa de empleo para los jóvenes. La esperanza en el proyecto es alta, 65% cree que la bolsa de la Conago ayudará al decremento de ninis en el país.
De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México hay casi 30 millones de jóvenes. En las llamadas economías emergentes, es el sector en el que más se invierte. Habría que empezar a ver a los ninis primero como alerta, luego como oportunidad, y en el mejor de los casos como nuestro bono generacional.

Las recientes protestas de jóvenes en Chile son un referente para América Latina a diferencia de lo que pasa en México. En el cono sur latinoamericano la sociedad exigió al gobierno –atribuyéndole claramente la responsabilidad- proveer educación gratuita y de calidad, garantizar el acceso equitativo de los chilenos a las instituciones educativas, creación de oportunidades en el ámbito laboral, entre otros. El conflicto lleva más de tres meses, con las movilizaciones más importantes en el país desde la caída del régimen militar. El Congreso y el Ejecutivo dialogan con los estudiantes, ofrecen y evalúan propuestas, la movilidad social los ha obligado.

En México, los datos muestran que aunque se reconoce el fenómeno, no sabemos con seguridad si sea considerado un problema. Sin demanda por parte de la sociedad y conciencia clara de la responsabilidad, no hay incentivos para el Estado para cumplir con su mandato.

Artículo publicado en La Razón. 17 de agosto 2011.


T

 

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Es interesante leer las acciones que efectúa la CONAGO http://www.eluniversal.com.mx/notas/786879.html

    Me gusta

  2. anonimo dice:

    en vez de que los esten molestando con tantas, abladurias,mejor denles todo para que estudien, denles dinero, ropa, comida, asi lo exige la ley, y para trabajar, pues denles fuentes de empleo, descentes, no que nada mas los estan criticando y molestando y asiendolos criminales, sin darles el dinero para estudiar y las fuentes de empleo para trabajar, no que nada mas los traen a la vida para sufrir, entonces que mejor forniquen con alguno de raza fina, el que quiere azul celeste que le cueste – See more at: http

    Me gusta

  3. anonimo dice:

    o tal vez, los critican tanto, para encerrarlos en si mismos, escogerlos, venderlos y meterles las trompas de falopio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s