¿Cómo convertirse en un Top of mind?

Ser un referente para el sector y tener la mayor probabilidad de compra son algunos de los objetivos que persigue una marca “top of mind”, ¿cómo lograr ser una de ellas?

¿Cuál es el primer refresco de cola que aparece en tu mente cuando te mencionan este concepto? ¿El primer smartphone, local de comida rápida o marca de automóviles de lujo? Lo más probable es que la mayor parte de quienes lean este artículo coincidirán en sus respuestas. En términos prácticos, eso es un “Top of mind”.

El término se refiere a aquellas marcas que ocupan los primeros lugares en la mente de los consumidores, aquellas que brotan de manera espontánea. Tienen, además, la característica de ser las mejor posicionadas y se convierten, por tanto, en las que poseen una mayor probabilidad de compra.

Lo que toda empresa busca al intentar convertir alguna de sus marcas en top of mind es que el cliente piense primero en su producto o servicio al momento de querer satisfacer sus necesidades.

Un claro ejemplo de una que ha logrado posicionarse a dicho nivel es Zipper. Con ella sucede un curioso fenómeno social ya que, en muchos países donde está presente, las personas acostumbran a decir Zipper en vez de “cremallera”, su nombre original.

Quizás el crédito de este invento está en su creador, Gideon Sundback. En 1913, este ingeniero sueco hizo el primer zipper moderno para atar botas altas; fue tanto el impacto e importancia que, con el paso del tiempo, se sustituyó casi por completo este tipo de cierres con el nombre de la marca.

Sin embargo, los expertos afirman que este nivel de posicionamiento no sólo se logra por una mera casualidad o por mérito de su inventor, sino también a posteriori, es decir, con una poderosa campaña que mezcle marketing y publicidad.

Es por ello que un publicista, cuando lanza una nueva marca, busca una palabra, una expresión, una promesa, que asegure posicionarse en un espacio de la mente del consumidor, además de diferenciarla del resto.
¿Cómo lograrlo?

Llegar a ser un top of Mind tiene que mucho que ver con el término “Marquismo”. (Branding)

Para explicarlo, debes saber que existen dos tipos de consumidores: el consumidor marquista es aquel que no necesariamente adquiere artículos de marcas de prestigio, pero es fiel a una marca y la compra de manera repetitiva. Está incluso dispuesto a hacer un esfuerzo adicional para adquirirla.

Mientras tanto, el consumidor “no marquista” es aquel que no se deja llevar por la marca, sino que está abierto a otros productos y ve características como precio, accesibilidad o simplemente los compra por que le gustan.

El consumidor marquista debería ser target de las empresas dado que, por tener una lealtad de marca y comprar siempre la misma, usualmente la recomienda, mas no el producto en sí.

Con el paso del tiempo, gracias a la publicidad de boca en boca, llega el punto en que el nombre del rubro de productos o servicios es sustituido completamente por el nombre de la marca que suele ser líder.

Esto, también puede suceder con campañas de posicionamiento agresivas, o cuando el producto es único en su rubro; lo que sucedía con mayor frecuencia hace algunos años.

Respecto de esto último, un elemento central a la hora de transformarse en un top of mind, tiene relación con la innovación, puesto que al ser el único en el mercado, con un producto específico, tendrás más posibilidades de que los consumidores terminen asociando el nombre de tu marca con dicho producto.

Fuente: Altonivel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s