Cuanto Vale un cliente

¿Hemos concientizado realmente cuánto vale un cliente para nuestra empresa o comercio?.                     Tomemos un par de ejemplos concretos para que podamos evaluar la real importancia de
que todos y c/u de los integrantes que trabajan en nuestra empresa ó comercio deben darle
a un cliente.
Primer ejemplo: un autoservicio pequeño ó un almacén de barrio. Doña María viene
todos los días a mi negocio y compra $5.- ¿Es ése el valor de ese cliente? NO, pues un
cliente a quien se sirve bien está estadísticamente demostrado que va a seguir comprándome
por lo menos por 8 años, entonces:
Si doña María me compra $5.- por día, me está comprando $25.- por semana; es decir
me compra $100.- por mes; en un año, Doña María me compra $1.200.- y en 8 años me
compra $ 9.600.-
Además también si doña María está satisfecha con mi servicio, lo recomienda como
mínimo a 4 clientes más, que me aportarán $ 9.600.- cada uno. Entonces, con unas sencillas
cuentas, tenemos que doña María vale casi $50.000.-!!!!
Por lo tanto, deberíamos pensar si cada vez que entra doña María a nuestro autoservicio
ó almacén, la vemos con un rótulo imaginario en su frente que dice $50.000.- Y, cuando
todos los integrantes de nuestro negocio la “vean” con ese rótulo, deberíamos pensar qué
estamos haciendo cada vez que entra para tenderle una “alfombra roja”, desvivirnos por
ella, deleitarla en cada momento y sorprenderla positivamente cada vez que viene, para
que ni se le pase por su cabeza irse a la competencia. Pues si la perdemos, no perdemos
$5 de esa venta puntual, sino la potencialidad de ingresar $50.000.- en los próximos 8
años, además de estar regalando un cliente a la competencia, además de que doña María
se encargará bien de hablar sobre cuán mal la atendimos, etc, etc., creando un efecto de
bola de nieve difícil de parar.
Segundo ejemplo: somos los dueños de una librería-papelería y atendemos a empresas;
una empresa X nos compra productos y servicios por $500.- mensuales; ¿cuánto vale X?
Por año X vale $6.000.-; y siguiendo el mismo razonamiento que en el ejemplo anterior,
en un período de 8 años X vale $ 48.000.-, pero además si está satisfecha me acerca 4
empresas más, es decir $192.000.- que sumados a los $48.000.- anteriores, nos dice que
estamos ante un cliente que vale casi $250.000.- para nosotros.
¿De qué o para qué nos sirve hacer estos ejercicios? Tomemos el primer caso de doña
María; si en un mes, por mal servicio, se nos fueron 3 clientes, no podemos decir que se
redujeron en $300.- los ingresos, sino que la pérdida de ese mes fue dejar de percibir
$150.000.- en los próximos 8 años. Si observamos el segundo ejemplo, el drama es mayor
pues si en un mes, se nos va un sólo cliente, por mal servirlo, no se nos redujeron los
ingresos en $500.-, sino que la pérdida de ese mes fue dejar de percibir $250.000.- en los
próximos 8 años.
Tomar conciencia de ésto, nos permite darle cada vez más importancia a cada uno de
nuestros clientes actuales, a tratar de servirlo cada día mejor, a escucharlo, a no tratarlo
con indiferencia, a atender sus quejas como si fueran una bendición y no una maldición,
y a concientizar y llevar a cabo concretamente el cambio de espíritu de servicio a acción
de servicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s